1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

5 consejos para evitar alergias de verano

Aunque la primavera es la estación de las alergias por definición, también en verano se sufren reacciones alérgicas y es importante tener presente algunos consejos para evitar las alergias veraniegas.

Entre los factores que más afectan a los alérgicos en esta estación del año están el polen, la exposición al sol y las picaduras de insectos, que suelen empeorar bastante las alergias, pero también hay que tener cuidado con la piel o con pequeños detalles como ciertas frutas (¿quién no conoce a alguien que le dé alergia tocar la piel del melocotón?)

 

  1. Evitar el polen, ¡en todo momento!

No vayamos a creer que con el fin de la primavera se ha acabado el polen. El polen en verano suele venir de plantas y flores pequeñas y, si no tenemos cuidado, vamos a impregnarnos de él en diversas horas de día. Hay que ser precavidos y cuando vayamos en coche llevar las ventanas subidas, ir por la calle con gafas de sol, o algo tan simple como no secar la ropa al aire libre cuando notemos el ambiente cargado de polen (¡se queda pegado en la ropa!).

 

  1. Extremar la precaución ante las picaduras de insectos

Un consejo aplicable para todos, pero especialmente para los más pequeños de la casa. Las picaduras de insectos –sobre todo, de abeja o avispa- puede causar una alta reacción alérgica en nuestra piel. En verano es frecuente que se den, ya que pasamos más tiempo al aire libre, en el campo, y vestimos con menos ropa.

Es importante vigilar bien los lugares donde nos situemos al aire libre, y cuando lo hagamos no vestir colores demasiado llamativos ni estampados. Asimismo, también se aconseja no perfumarse para no llamar la atención de los insectos.

 

  1. ¡Ojo con los tatuajes de henna!

Nuestra piel sufre en verano. Aunque el sol es sumamente positivo para nuestro organismo, el exceso de este –sin la precaución adecuada- sumada al cloro de las piscinas y otros factores hacen que nuestra piel se resienta.

Una de las prácticas más habituales que suelen generar alergias en verano son los tatuajes temporales de henna. Un producto que se añade para fijarlos -parafenilendiamina o PPD- puede provocarnos dermatitis o alergias.

 

  1. Piscina y pieles atópicas, una mala combinación.

Un problema que afecta, sobre todo, a los más pequeños de la casa. Los baños frecuentes en la piscina son un problema para la gente que sufre dermatitis atópica, un problema frecuente en los niños. La piel se irrita y el problema empeora, en parte por culpa del cloro. El agua salada del mar, sin embargo, beneficia a las pieles que sufren este problema.

 

  1. Evitar la exposición prolongada al Sol

“Anda… ¿y esta manchita roja? ¡ayer no la tenía!” Esta frase, que oímos casi cada verano, es fruto de haber pasado demasiado tiempo al sol.

Aunque el sol, fuente de vitamina D, ayuda a nuestros huesos y es muy positivo para nuestro organismo, no debemos excedernos con estar expuestos a él, ya que pueden aparecer urticarias, alergias o eczemas.

Además, la exposición al sol de manera frecuente es muy agresiva para la piel. Hay que tomar el sol solo en horas de baja intensidad, antes de las 11 o después de las 16h.

Como hemos visto, muchas de las alergias de verano pueden prevenirse con precaución y prudencia, evitando ciertas acciones o, como mínimo, realizándolas con moderación.

¡No dejes que una alergia de verano arruine tus vacaciones!

Sin comentarios

Comentar