1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

Aprende a hacer requesón en casa

Estamos en la era del “Do it yourself” y eso hay que aprovecharlo. Esta semana os proponemos que os pongáis el delantal unos minutitos para hacer vuestro propio requesón casero. Se trata de una receta muy sencilla para realizar uno de los productos lácteos más sanos que hay: el queso fresco. Un producto que podréis degustar solos o bien que os servirá como ingrediente base para realizar infinidad de platos y postres deliciosos.

El requesón, contrariamente a lo que pueda parecer, es un producto extremadamente fácil y rápido de realizar en casa, para el que solo necesitamos dos ingredientes: leche y limón; y tres utensilios: un cazo, un colador y una gasa.

Vale la pena remarcar que el requesón casero no tiene ni punto de comparación a nivel de sabor y textura con el requesón que podemos comprar en el lineal del supermercado. Y es que el cariño y la dedicación de los alimentos hechos en casa se notan en cada bocado.

Así que, a ponerse el delantal que empezamos:

¿Cómo hacer requesón?

Como hemos dicho, para elaborar nuestro requesón necesitaremos tres utensilios: un cazo, un colador y un paño de gasa fina. Las gasas especiales para hacer queso las podéis adquirir en una ferretería, pero si no también nos puede servir cualquier tela que sea muy finita.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche fresca pasteurizada (la que encontramos en la sección de refrigerados del supermercado).
  • 2 cucharadas de zumo de limón.

Preparación:

  • Ponemos la leche en el cazo y la calentamos ligeramente (ojo, no hay que calentarla demasiado). Lo haremos a fuego muy lento y hasta que empiecen a salir burbujitas pequeñas en el borde del cazo. Cuando llegue a ese punto retiramos la leche del fuego y la dejamos reposar unos 15 minutos.
  • Pasado ese tiempo, añadimos el zumo de limón, removemos bien y volvemos a dejar que repose unos 10 minutos.
  • Una vez transcurrido ese tiempo, veremos que la leche se corta y quedan grumitos sólidos separados del líquido.
  • Preparamos un colador cubierto con la gasa y le vertemos la mezcla encima, formamos un hatillo con la gasa y escurrimos bien nuestro queso fresco. Lo dejamos dentro de la gasa, sobre el colador y sobre un recipiente para que vaya drenando el líquido como mínimo 2 horas dentro de la nevera.
  • Una vez transcurrido este tiempo ya podemos degustar nuestro requesón casero.

Si al preparar este riquísimo requesón le habéis pillado el gusto a poneros el delantal, os recomendamos que echéis un vistazo al resto de propuestas gastronómicas saludables que vamos haciendo periódicamente en este blog, como por ejemplo estas brochetas de pavo con salsa de regaliz.

Que aproveche y ¡hasta la semana que viene!

Sin comentarios

Comentar