1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

Los 3 errores más comunes para arruinar tu voz

La afonía es molesta y cuando la sufrimos, todo son quejas. Sin embargo, no somos conscientes que nosotros mismos solemos ser los principales responsables de arruinar nuestra voz la mayoría de veces.

Pensar que como hace buen tiempo, no hay cambios bruscos de temperatura.

Aunque el aire acondicionado es el principal protagonista de este error que nos suele dejar sin voz, no es el único: salir a la calle con el cabello mojado cuando ha refrescado o hay exceso de humedad, o no llevar con nosotros alguna prenda para taparse cuando en medio de un paseo nos encontramos con alguna lluvia de verano que dura más de lo esperado, pueden ser factores desencadenantes que dejen a nuestra garganta fuera de juego unos cuantos días ¡Hay que ser precavido!

Forzar nuestra voz pensando que “un día es un día”

Típico: conciertos, finales de fútbol, noches de fiesta… Y como es algo que no solemos hacer a menudo, cantamos a todo volumen, chillamos, y pensamos que al día siguiente no habrá secuelas…
La sorpresa viene cuando al levantarnos pocas horas después–muchas veces ya lo notamos el mismo día- nuestra garganta se ha resentido del esfuerzo. Tenemos una molesta irritación y además nos hemos quedado sin voz ¡Menos mal que siempre nos acordamos de aquellos remedios naturales que nos explicaba nuestra madre para tratar la afonía.

errores-arruinar-voz

¡No maltrates a tu garganta con bebidas demasiado frías!

Hay que reconocer que con el calor del verano a veces es difícil renunciar a tomarse una bebida bien fría o esperar a que no esté tan helada. Pero es una espera muy corta que agradeceremos, ya que aunque estemos en plena canícula la ingesta de bebidas excesivamente frías perjudica fácilmente a nuestra garganta y es uno de los gestos más habituales que nos deja sin voz.
El truco más rápido y eficiente para no tener problemas con las bebidas frías es siempre tomarlas en un vaso y nunca directamente de la botella; al echarlas en un vaso subirá más rápidamente de temperatura (¡espera algunos minutos!) y tu garganta no se resentirá.
Además de no caer en estos errores, una buena hidratación (mínimo litro y medio de agua al día) y respirar correctamente minimizarán al máximo los riesgos en tu garganta y tu voz.

Comentar