1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

Lo que jamás debes hacer en caso de irritación de garganta

La molestia provocada por la irritación de garganta puede hacer que un día se haga muy largo. Dificultad para hablar, carraspeo constante, sensación de pesadez  en la zona… es un malestar que aunque no sea demasiado fuerte, llega a ser muy incómodo.

Aunque la irritación de garganta es una molestia propia de épocas de frío, el exceso de uso de elementos como el aire acondicionado o ingerir alimentos demasiado fríos pueden hacer aparecer esta molestia en cualquier época del año, motivo por el cual es importante tener claro qué no hacer jamás cuando nuestra garganta está irritada.

· Alcohol y tabaco. Ya seamos fumadores habituales o de los que les encanta tomar una copa tras la cena, cuando la irritación de garganta acecha debemos evitar tanto el alcohol como el tabaco, ya que pronunciará más aun la molestia.

· Tomar bebidas demasiado frías. Mucha gente tiende a pensar que un trago de agua fría puede sentar bien para aliviar esa sensación de fuego que tenemos en la garganta. ¡Error! Es una de las cosas que arruina nuestra voz más rápidamente.

· Respirar con la boca abierta. Cuando la irritación de garganta viene acompañada de un resfriado, es muy posible que también tengamos congestión nasal y, por comodidad, deseemos respirar con la boca abierta. Lo único que conseguiremos es resecar aún más nuestra garganta y que empeore la irritación.

· Comidas picantes. Los alimentos picantes irritarán tu garganta, así que mejor prescindir de ellos mientras dure la irritación.

· Prescinde de los zumos con mucho azúcar. Un zumo de frutas siempre es bueno, pero debe ser natural. Los zumos que podemos comprar en el supermercado suelen llevar exceso de azúcar, que puede producir que los gérmenes se reproduzcan con facilidad.

· ¡Fuera lácteos! La leche, yogures y otros lácteos tienden a producir flema, lo que acentuará tu tos y aun empeorará la irritación de tu garganta.

· Hablar en exceso y/o en tono demasiado alto. Tu garganta necesita algo de paz para recuperarse ¡no fuerces tu voz!

· Carraspear en exceso. A veces nos creemos que carraspeando limpiamos nuestra garganta; sin embargo, es una forma de forzarla y solo nos hará sentirnos peor.

Aunque lo mejor que puedes hacer es no forzar la garganta y tener algo de paciencia para su recuperación, hay ciertos consejos que podrán ayudarte a tener una recuperación más rápida.

Toma una cucharada de miel antes de acostarte, un zumo de naranja natural al levantarte, hacer vahos o beber tés e infusiones te ayudarán sin duda a aliviar tu garganta. Además, una amplia gama de productos Juanola también llevan haciendo más llevadero el dolor de garganta desde hace más de 100 años.

Y tú, ¿eres de los habituales a sufrir irritación de garganta? ¿Cuál es tu secreto para sentirte mejor?

Sin comentarios

Comentar