1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

Mascarillas caseras con miel para una piel perfecta

La miel es un ingrediente con numerosos beneficios para la salud. Con ella podemos endulzar de una forma natural y sana prácticamente cualquier plato. Desde Juanola somos muy conscientes de las propiedades de la miel y por ello la incluimos en muchos de nuestros productos.

 

Esta sustancia tan dulce la producen las abejas a partir del néctar de las flores. De hecho, la miel está compuesta por más de setenta sustancias distintas que aportan múltiples propiedades.

 

Hoy vamos a centrarnos en los beneficios que la miel ejerce sobre nuestra piel cuando la aplicamos de manera tópica. Entre sus propiedades cosméticas más importantes destacan su poder cicatrizante y sus capacidades hidratantes. Así que si quieres tener un rostro perfecto, en la miel vas a encontrar tu aliado cosmético ideal para fabricar mascarillas faciales naturales y efectivas, como éstas:

 

Mascarilla de miel y limón: limpia la piel y elimina los brillos

La miel es un buen hidratante natural para nuestra piel, y si la combinamos con el limón tenemos un cóctel súper efectivo para limpiar nuestro rostro y eliminar la grasa acumulada.

 

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de miel.
  • Zumo de un limón.

 

Preparación:

Añade tres cucharadas de miel en un recipiente y caliéntala unos segundos al microondas, lo justo para que la miel se suavice un poco. Añádele el zumo de un limón. Asegúrate de que la mezcla no está demasiado caliente antes de ponértela en la cara. Una vez templada, aplica la mezcla en tu rostro realizando movimientos circulares con la yema de los dedos. Deja que la mascarilla actúe de 15 a 20 minutos y después retírala con agua tibia. Ya verás como notarás tu piel limpia, suave y libre de los indeseados brillos.

 

Mascarilla de miel y avena: exfolia y nutre la piel

Esta mascarilla es perfecta para conseguir una piel bonita  y bien nutrida, además también nos ayudará a eliminar las células muertas que hay en la piel con una exfoliación muy suave, apta para pieles sensibles.

 

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de copos de avena
  • 4 cucharadas de agua mineral
  • 2 cucharadas de miel

 

Preparación:

Mezcla dos cucharadas de avena con 4 cucharadas de agua mineral y dos cucharadas de miel. Remueve bien la mezcla hasta conseguir una pasta homogénea. Aplícala en el rostro y deja que actúe durante un cuarto de hora. Retírala realizando movimientos circulares con los dedos humedecidos en agua tibia.

 

Mascarilla de miel y aceite de almendras: para la piel seca

Los cambios de clima o la contaminación ambiental pueden hacer que con frecuencia nuestra piel se reseque en exceso. Esta mascarilla es un chute de hidratación para nuestra piel.

 

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de aceite de almendras dulces
  • 2 cucharadas de zumo de zanahoria

 

Preparación:

Mezcla en un recipiente una cucharada de miel, una cucharada de aceite de almendras dulces y dos cucharadas de zumo de zanahoria. Aplica sobre tu cara y deja actuar durante 15 minutos. Retírala con agua templada.

Comentar