1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

Remedios caseros para ayudarte con el resfriado

Cambios de temperatura, aires acondicionados, calefacciones… suelen tener siempre una desagradable consecuencia: el resfriado o catarro común.

Ya sabes, congestión nasal, estornudos, dolor de cabeza o de garganta, tos, malestar general… Todos esos síntomas que, pese a no ser graves, hacen nuestra vida un poco más cansada.

 

¿Qué tomar para el resfriado?

Como a nosotros nos gusta hacerte la vida más fácil, hoy te traemos una serie de remedios naturales que puedes tomar para mitigar los síntomas del resfriado.

 

Miel y limón

Esta combinación es quizás la más clásica, pero también una de las más efectivas para sentirnos mejor en procesos catarrales. Puedes disolver el zumo de medio limón y una cucharadita de miel en un vaso de agua templada y notarás como esta infusión te reconforta y tu garganta se suaviza.

 

Otra forma de consumir esta combinación de ingredientes es con las pastillas blandas con própolis sabor miel y limón de Juanola, que suavizarán tu garganta gracias al efecto que producen las pastillas en la mucosa bucofaríngea al chuparlas.

 

Vapor

Uno de los síntomas más molestos del resfriado es la congestión nasal. A veces, nuestra nariz se tapa por completo y nos cuesta respirar. Un buen remedio casero para aliviar esta sensación son los vahos de vapor.

Para hacerlos, pon a hervir en una olla con agua algunas hojas de eucalipto, cuando hierva la mezcla apártala del fuego y acércate, con cuidado de no quemarte para respirar el vapor durante unos minutos.

Si además de congestión nasal, sientes que te duele la garganta, te invitamos a que leas el artículo que publicamos hace un tiempo en nuestro blog sobre los consejos básicos para decir adiós al dolor de garganta.

 

Agua con sal

Otra buena manera de tratar la congestión nasal es mediante una solución salina. Puedes hacer tu propia mezcla en casa añadiendo un cuarto de cucharadita de sal marina, y un cuarto de cucharadita de bicarbonato a un vaso de agua tibia.

Una vez tengas realizada esta mezcla, aplica un par de gotas en cada fosa nasal, deja que actúe unos segundos y suénate con suavidad. Puedes repetir este procedimiento tantas veces como desees.

 

Cebolla para la tos

Este es un remedio tradicional, que ya usaban nuestras abuelas, pero que es bastante efectivo para calmar la tos.

Parte una cebolla por la mitad, añádele un poco de azúcar y agua para que sude más y colócala cerca del cabecero de la cama. Los vapores que creará la cebolla ayudan a calmar la tos por la noche.

Sin comentarios

Comentar