1. Home
  2. Nuestra Juanola, conócela >
  3. Blog Juanola

    3 Tradiciones mediterráneas saludables

    Es más que posible que la acelerada vida del siglo XXI –sobre todo en grandes ciudades y zonas industriales- haya desdibujado la esencia de la cultura mediterránea. Un estilo de vida que basa gran parte de su filosofía en el amor y el contacto con la naturaleza -heredado de griegos y romanos- y que disfruta en cada momento de la tierra, algo que ha influido en la cultura mediterránea en tradiciones diversas.

    La dieta mediterránea

    La dieta mediterránea propiamente dicha –referida a las comidas- se caracteriza por incorporar una alta cantidad de verduras, vegetales, hortalizas, legumbres, fruta, frutos secos, arroz y siempre aprovechando la calidad que aporta tomar productos frescos de temporada. El aceite de oliva es la principal fuente energética y el pescado y la carne se toman con mayor moderación que el resto de alimentos. La realidad es que la ajetreada vida de nuestros tiempos hace difícil llevar a cabo esta dieta y la hacemos mal o incompleta, hecho que está teniendo consecuencias evidentes como el aumento de la obesidad en la población.

    Ejercicio físico moderado dentro de un estilo de vida activo

    El buen clima del que siempre goza la zona mediterránea –temperaturas suaves en invierno y no demasiado altas en verano- ha permitido que a lo largo de los siglos, los pueblos mediterráneos hayan llevado un estilo de vida bastante activo.
    El ejercicio físico moderado es algo prácticamente obligatorio para llevar una vida sana. Podemos disfrutar de un paseo junto al mar, ir andando al trabajo o hacer running en cualquier lugar agradable. Las numerosas horas de sol de las que disponemos nos facilitan encontrar un momento para ello.

    La siesta

    Envidia de muchos, la siesta es una tradición muy mediterránea. Es en primavera y verano cuando más necesaria se hace, ya que las altas temperaturas provocan que nuestro cuerpo esté más cansado, le falte energía y tenga dificultades para la concentración.tradiciones-mediterraneas-saludables_2
    El principal problema de la siesta –o la clave de su éxito- es su duración; estudios apuntan que la siesta perfecta debe durar 25,8 minutos (en cualquier caso, nunca más de media hora). Una siesta correcta aporta beneficios a nuestra memoria, incrementa nuestra capacidad de aprendizaje y, en definitiva, nos hace rendir mejor tras levantarnos.

    Como hemos visto, las tradiciones mediterráneas que forman parte de esta dieta tan popular y que conforma todo un estilo de vida son, en realidad, hábitos y costumbres rutinarios que nos ayudan a un mejor bienestar y que se han transmitido de generación en generación.

    Sin comentarios

    Comentar