Ejercicio físico para fortalecer las defensas naturales

¿Qué son las defensas naturales del organismo?

El cuerpo humano está preparado para autoprotegerse de los organismos infecciosos invasores que puedan suponer un riesgo para la salud. ¿Cómo lo hace? A través del sistema inmune. Para que este funcione correctamente es necesario que las defensas naturales trabajen a pleno rendimiento.

¿Cómo funciona el proceso inmunológico?

El cuerpo humano está siempre alerta frente al posible ataque de un agente patógeno. Este puede presentarse en forma de virus o bacteria y entrar en el organismo por diferentes rutas (ojos, nariz, boca, genitales, mordeduras, heridas abiertas…).

¿Cuál es la respuesta del organismo frente a estas circunstancias? La respuesta inmunológica comienza en el momento en el que el organismo detecta la presencia de un cuerpo extraño (antígeno). Una vez identificado el agente invasor, el sistema inmune se pone en marcha para eliminarlo antes de que cause algún daño.

Se trata de un trabajo en equipo en el que intervienen varios tipos de células. El éxito de esta operación está en la capacidad de respuesta del organismo, una responsabilidad que recae en el estado de tus defensas naturales.

Vitaminas y minerales que ayudan a favorecer al sistema inmune

Los estados carenciales de determinados minerales y vitaminas influyen en la salud de las defensas. Suelen manifestarse con signos como:

  • Caída del cabello
  • Problemas de cicatrización
  • Herpes y heridas labiales
  • Debilidad y dolores musculares
  • Manchas y fragilidad en las uñas

¿Qué puedes hacer para mejorar la rapidez y la efectividad de tu sistema inmunitario? La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), reconoce que la dieta es una parte fundamental en la salud de las defensas.

Junto a unos buenos hábitos de higiene, el descanso adecuado y el ejercicio físico, llevar una dieta equilibrada resulta imprescindible para mantener las defensas del cuerpo en los niveles adecuados.

Un cambio en la dieta puede favorecer a recuperar algunos de los nutrientes que tienen una implicación directa en el sistema inmune.

  • El zinc, es un mineral que contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo. Está presente en las carnes rojas y de ave, mariscos, cereales y frutos secos.
  • La vitamina B6, regula las enzimas involucradas en muchos procesos bioquímicos del organismo y contribuye a la formación normal de los glóbulos rojos y al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Está presente en aves, pescados y patatas.
  • La vitamina A contribuye al mantenimiento de las mucosas en condiciones normales, barreras naturales frente a las infecciones. La contienen los alimentos de origen vegetal, los huevos y los lácteos.

Otra forma para ayudar a las defensas es a través de la suplementación de nutrientes específicos como los que están presentes en las Jaleas Reales de Juanola. Estas permiten incorporar a la dieta otros ingredientes interesantes, como la equinácea, que favorece las defensas naturales del organismo o la maca, que favorece el rendimiento físico y mental, aportando energía y manteniendo la vitalidad del organismo.

COMPÁRTELO EN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *